CATEQUESIS FAMILIAR - CONVIVENCIA EN CECEÑAS

13 MAYO 2007

El pasado día 13 de Mayo se celebró en el Colegio Apostolado del Sagrado Corazón de Jesús de Ceceñas, la última convivencia de este curso para todos los grupos de catequesis familiar.

El tema del día fue: Celebramos que Jesús nos enseña a amar a los hermanos, y los objetivos que se establecieron fueron:

·         Encontrarse las familias, los catequistas y los sacerdotes para manifestar la Fe.

·        Renovar el compromiso de aprender a amar como Jesús nos enseñó.

·        Celebrar el don del amor y de la oración.

Como actividad previa las familias habían trabajado en casa una catequesis en torno al tema “Aprendemos a amar en familia”.

   La convivencia comenzó pasadas las doce del mediodía con un saludo y breve introducción de Ricardo, sacerdote de la Parroquia, y unas palabras de acogida por parte de la Hermana Leonor, que presentó a la comunidad de religiosas que llevan el Colegio y dio algunos detalles sobre la finca y la casa en la que estábamos.

La primera actividad fue poner en común por grupos el trabajo realizado en casa.

A continuación, para desarrollar el tema del día, se dio paso a la realización de una “dinámica”, una pequeña representación en la que a través de la ficción se trató de crear un ambiente en el que situar unos acontecimientos de los que los participantes fueran protagonistas. Estos acontecimientos llevaban un mensaje que es lo que luego se trató de descubrir entre todos.

La “dinámica”, tal como se fue explicando en los momentos siguientes, consistió en representar una historia que ocurría en una selva y en la que los personajes que intervenían, todos los presentes, estaban agrupados en cinco “tribus”, cada una de ellas con un oficio, unas herramientas y un idioma diferente:

·  Los cazadores que usaban arcos y flechas hablaban con la a

 

 

 

 

Los músicos que tocaban instrumentos hablaban con la e

 

 

 

 

·  Los guerreros que tenían lanzas y escudos hablaban con la i

 

 

 

· 

Los ritualistas que se adornaban para danzar hablaban con la o

 

 

 

 

·  Los artesanos que fabricaban objetos de barro hablaban con la u.

 

 

 

 

A través de un narrador y de un personaje misterioso y sin nombre se van conociendo las diferentes tribus. Al final el personaje reúne a todas las tribus, invita a sus componentes a formar una sola y a ser amigos y adopta un nombre simbólico que representa esa unión: AR-RI-GUE-MU-CA (ar, por artesanos; ri, por ritualistas; gue, por guerreros; mu, por músicos y ca, por cazadores).

Acabada la “dinámica”, los grupos se reunieron para reflexionar y contestar a unas preguntas (un portavoz tomó notas) sobre el sentido de la narración.

Seguidamente, tras la llegada de José María, el otro sacerdote de la Parroquia, junto con algunos rezagados más, y del grupo de Poscomunión, que venía andando desde Solares, se pasó a la comida, sobremesa y juegos.

Al finalizar este tiempo, el grupo de Poscomunión presentó sus actividades proyectando unas bonitas imágenes con frases sugerentes. Y ya, tras un pequeño diálogo, se pasó a la capilla del Colegio para celebrar la Eucaristía.

En el momento de la homilía y como parte de ella, los portavoces expusieron las respuestas de cada tribu a las preguntas formuladas y Ricardo se encargó de resumir y poner el mensaje de unión y amistad percibido en conexión con la palabra de Dios proclamada.

Terminada de Eucarística ya sólo quedó irse despidiendo con el deseo y la esperanza de que para los del último año esto no sea un final, sino el principio de una nueva etapa en el conocimiento y el seguimiento de Jesús.

VER FOTOS DE CONVIVENCIA