LA IGLESIA Y EL CORAZON

Lo mismo que el corazón tiene dos movimientos fundamentales que marcan su ritmo vital, sístole y diástole, contracción y dilatación, así la Iglesia tiene también su propio ritmo vital, que no puede perder, si quiere vivir.

El primer movimiento del ritmo vital es el de sístole, contracción IGLESIA REUNIDA. La Iglesia toma conciencia de su fe y de sus experiencia del Señor Resucitado y se REUNE PARA CELEBRARLA.

El segundo movimiento es consecuente y coherente con el primero. La Iglesia que celebra su fe toma también conciencia de su misión y se dilata -diástole- IGLESIA DISPERSA " Id por todo el mundo..."

IGLESIA REUNIDA - IGLESIA DISPERSA es el RITMO permanente de una Iglesia que quiere ser fiel a su Señor.

José María León Acha