PENSAMIENTO

Me acerco a esta página con ánimo de abrir mis pensamientos en este hueco de comunicación de esta parroquia a la que de algún modo pertenezco y quiero.

Me gustaría llenar rápidamente páginas e ir dejando que las teclas vayan dibujando los mensajes que surgen de mi más profundo razonamiento pero, como tantas veces, he de quedarme en lo esencial de mi comunicado y transmitir una pequeña parte de todo lo que en el fondo me gustaría manifestar.

Yo creo que, en estos tiempos toca agrandar los oidos, sembrar la paz y, sobretodo, estar muy dispuesto a no hacer de aquello que nos parece tremendamente ofensivo o hiriente espiga de nuestras razones y justificaciones. Con ello, ¿que quiero decir?. Pues bien, estamos contemplando un mundo y situación que parece que rompe con todo aquello en los que creemos y sentimos, estamos viviendo en una sociedad en la que la crisis de casi todo es la llama de la comunicación, estamos experimentando un vivir en el que aquello que era verdad hasta hace bien poco ahora es duda e incertidumbre; y ...

¿Qué hacemos?. Tal vez nos posicionamos férreamente a nuestros razonamientos olvidándonos de que tanto las razones de unos como las de otros son palabras y, lo que verdaderamente importan son nuestros hechos, nuestros comportamientos, nuestras actitudes...
Quisiera comenzar con este mi primer mensaje dejando varias incógnitas en el aire de este espacio que es internet hasta que, una próxima vez, siga reflexionando con el deseo de contribuir a pensar, escuchar, reflexionar...

¿Es tan importante poseer la razón?
¿Por qué necesitamos que todo permanezca tal y como creemos que debe permanecer?.¿Tal vez no sabemos descubrir el lado real de las apariencias?.

¿Por qué no abrimos el corazón y las manos a lo que, verdaderamente, nos llama a sentir y actuar?.
¿Qué fuerza interior nos arrastra a ser quién no somos?.

Gracias por permitirme enviar este pequeño pensamiento.
Un saludo y hasta pronto.


Fdo. Fco. Javier Lastra Freige