SEMANA DE LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

(Enero 2006)


Durante los días 18 al 25 de Enero, la Iglesia reza por la Unidad de los cristianos, sostenida por las palabras de Jesús en el Cenáculo poco después de la institución de la eucaristía: “Que todos sean uno, Padre, como tú estás en mí y yo en ti, que también ellos estén unidos a nosotros; de este modo el mundo podrá creer que tú me has enviado”. El pecado a lo largo de la historia nos ha ido dividiendo y enfrentando.

Estos días, las Iglesias y las comunidades cristianas, nuestra parroquia de Montesclaros también, piden al Señor el don de la unidad de todos los cristianos en la unica Iglesia de Jesucristo.

Hoy no se puede entender un autentico cristiano sin esa preocupación por la unidad de todos los que creen en Cristo. Después del Concilio Vaticano II, la Iglesia Católica ha entablado un diálogo con los ortodoxos, anglicanos y otras denominaciones cristianas.

El diálogo no es fácil pero va venciendo prejuicios. Nos conocemos mejor y vamos acercando posiciones .Pero la meta del diálogo, que es la unión de los cristianos está aún lejana aunque el movimiento ecuménico va avanzando: Acciones de caridad, promoción social y defensa de los derechos humanos llevados a cabo en común, participación en una común oración, diálogo entre teólogos para llegar a expresiones comunes sobre aquellas doctrinas que nos separan.

Vamos caminando sabiendo que la deseada unión de los cristianos no se puede comparar con los consensos y transacciones que surgen en los asuntos políticos.

Aquí está en juego lo que de verdad quiso el Señor.

Jesús nos dice: "Seréis mis testigos”, pero nosotros no lo somos por nuestras desuniones. Nuestras divisiones son un escándalo para los no creyentes. Esta desunión es, sin duda, una de las causas de la increencia y de la indiferencia en Europa y en el mundo.

Hoy, el reto del ateismo y la increencia nos urge a orar y trabajar por la unión de los cristianos.

José María León Acha