"ENCUENTROS DE NOVIOS EN LA PARROQUIA"

La pastoral familiar intenta que todas aquellas personas y realidades que tienen conexión con la vida de familia sientan la cercanía de la Iglesia y puedan saborear la frescura del Evangelio.

Desde el comienzo del noviazgo hay una familia en potencia, que se va desarrollando primero como acercamiento de pareja y más tarde como matrimonio abierto al mutuo disfrute de los cónyuges y a la procreación responsable.

Cuando este proceso se aborda desde la Fe hay que dar por supuesto que ésta ya ha madurado y que los sujetos que desean contraer matrimonio, libre y voluntariamente, lo hacen habiendo pasado su iniciación cristiana y conociendo que el Sacramento del Matrimonio les hace testigos excepcionales del Amor de Dios a los hombres, enriquece su unión y les exige renovar diariamente la promesa de fidelidad y de ayuda que se han hecho ante Dios y ante la Iglesia de Jesucristo animada por su Espíritu.

Los encuentros de novios, partiendo de realidades que en muchos casos no responden a lo dicho anteriormente, pretenden que los asistentes conozcan o recuerden todas estas cosas y se pongan en disposición de abordar su matrimonio de la forma más auténtica y consciente posible, dándole profundidad y proyectándole hacia una mayor inserción en una comunidad de creyentes, comunidad parroquial normalmente.

La metodología que se sigue en estos encuentros, que no “cursillos”, se basa en dialogar y en compartir vivencias dentro de un grupo de parejas, no más de diez a ser posible, animadas por un matrimonio de más experiencia y una preparación específica, que conduce el grupo tratando de que todo el mundo aporte y de poner en la medida de lo posible la luz del Evangelio y de las enseñanzas de la Iglesia sobre los distintos asuntos del temario.


:

 


Para hablar específicamente de la Fe y el Sacramento, normalmente se cuenta con la colaboración de algún sacerdote que aporta su visión como pastor de la comunidad y como más experto en la exposición de estos temas.

La Delegación Diocesana de Familia tiene como fin colaborar estrechamente con el Sr. Obispo en la pastoral familiar y aglutinar, ayudar y animar a todos los grupos y organizaciones de la Diócesis que tienen relación con esta pastoral. Dentro de ella hay un equipo dedicado expresamente a la pastoral prematrimonial y es responsabilidad de este equipo el coordinar, y en muchas ocasiones organizar, los Encuentros de Novios que tiene lugar en distintos lugares de la Diócesis.

La Parroquia Nuestra Señora de Montesclaros y Santa María Micaela en su línea de tener una especial sensibilidad hacia los temas de familia pidió al Equipo de Pastoral Prematrimonial, al que pertenecemos algunos miembros de esta comunidad, que un encuentro intensivo (de fin de semana) de los programados en Santander se realizara en las instalaciones de la Parroquia y así los novios, fundamentalmente los relacionados con esta Parroquia, o la Unidad Pastoral o el Arciprestazgo a los que pertenecemos, tuvieran un acercamiento a nuestra realidad y eso pudiera dar lugar a una cierta continuidad o seguimiento. La petición fue acogida con interés y la respuesta afirmativa se concretó fijando el encuentro de finales de Mayo (27 y 28).

Han asistido cerca de 50 parejas de todo Santander y sus alrededores, en sentido amplio, a las que hemos acompañado cuatro parejas del Equipo ya mencionado, dos de ellas de Santander y otras dos de Torrelavega.


:

 


Tras la acogida el sábado a las diez de la mañana en el salón Sta. Mª Micaela, se hicieron cuatro grupos que se distribuyeron por las otras salas. Hasta las 2 de mediodía, y de 4 a 8 por la tarde, se fueron abordando los cuatro primeros apartados del temario habitual que son los siguientes:

1. Psicología de la pareja.
2. El amor y la sexualidad
3. Los hijos
4. La dimensión social de la pareja

El domingo se dedicó al quinto tema: “La Fe y el Sacramento”, empezando a las diez de la mañana con una exposición de Ricardo, sacerdote de esta parroquia, a la que siguió un trabajo de grupos. Después se hizo una puesta en común y una explicación, también por parte de Ricardo y de forma participada, del rito del Matrimonio. Tras rellenar una pequeña encuesta y entregar la documentación acreditativa de la estancia, celebramos la Eucaristía en el templo parroquial para finalizar con un aperitivo, confeccionado con las aportaciones de los participantes, en el vestíbulo de los locales parroquiales.

Reseñar la animada participación de la mayoría de las parejas y el buen ambiente existente, y dar gracias a Dios, una vez más, por habernos hecho instrumentos suyos para anunciar su Buena Nueva.

Inma y Paco