El 15 de septiembre comienza el Año Diocesano
y Mariano de la diócesis de Santander

Se celebran los 250 años de la creación de la diócesis
También se conmemoran los 400 años del hallazgo de la Bien Aparecida,
100 de su declaración como Patrona de la diócesis y de Cantabria
y 50 de la coronación canónica de su imagen

Madrid, 15 de septiembre de 2004

 

El obispo de Santander, Mons. José Vilaplana Blasco, inauguraba esta mañana el Año Diocesano y Mariano de la diócesis de Santander que se celebrará hasta el 15 de septiembre de 2005. A las 12,00 horas, el prelado presidía una Eucaristía en la explanada del Santuario de Ntra. Sra. de la Bien Aparecida, cuya festividad hoy se celebra, en Hoz del Marrón. El acto de apertura se iniciaba con una procesión acompañada por un grupo de danzas regionales. Además, durante las ofrendas, seis matrimonios, en representación de cada una de las vicarías de la Diócesis, ha depositado una ofrenda floral ante la virgen, como símbolo de unidad de la Iglesia de Cantabria.

La Virgen de la Bien Aparecida ha marcado el inicio y el lugar de la apertura del Jubileo pues es la protagonista de este Año Mariano en el que se conmemoran los 400 años del hallazgo de la Bien Aparecida, los 100 de su declaración como Patrona de la Diócesis y de Cantabria, y los 50 de la coronación canónica de su imagen. Pero, además, es Año Diocesano pues también se celebran los 250 años de la Creación de la Diócesis de Santander, mediante una bula del Papa Benedicto XIV, fechada un 12 de diciembre de 1754, según informa en nota de prensa el Obispado.

Para la ocasión, la imagen de la Virgen ha vestido hoy el mismo manto y la misma corona que portó hace 50 años, momento en que fue coronada canónicamente, el 29 de mayo 1955, por el entonces obispo Mons. José Eguino y Trecu. La escultura de la virgen también ha mostrado el Bastón de Alcaldesa Perpetua de la ciudad de Santander, así como la Medalla de Oro que recibió en 1955 de la entonces Diputación Regional de Cantabria.

Templos jubilares y fechas especiales

Desde hoy y durante todo el Año, en la Catedral santanderina y en el Santuario de la Bien Aparecida se puede obtener la Indulgencia Plenaria. Asimismo, la Santa Sede ha concedido que todas las parroquias de la Diócesis se puedan lucrar de la misma indulgencia en jornadas de fiestas significativas.

Una fecha especial dentro del desarrollo de Año Diocesano y Mariano será la del próximo 12 de diciembre, fecha en que se cumplen los 250 años de la creación del Obispado de Santander. Ese día, está fijada una celebración solemne en la Catedral en la que están invitados a participar el Nuncio de Su Santidad en España, Mons. Manuel Monteiro de Castro; los obispos de la Provincia Eclesiástica -Oviedo, León y Astorga-; y el Arzobispo de Burgos, Mons. Francisco Gil Hellín, ya que, la hoy diócesis cántabra, se desmembró, en 1754, de la de Burgos.

Durante todo el Año Diocesano y Mariano, el obispo de Santander presidirá todos los domingos una Eucaristía que se celebrará a las 12,30 horas en la Catedral. También estará presente en las vísperas solemnes que tendrán lugar a las siete de la tarde.

Albergue para inmigrantes

Este Año Diocesano y Mariano se inaugura, recordó Mons. Vilaplana, con el fin de ser "un año de profunda renovación espiritual dentro de una Iglesia revitalizada por Cristo". Tratará "de lograr una honda y alegre vivencia comunitaria, porque una Iglesia siempre significa sumar esfuerzos y compartir ilusiones”. Además, pretende ser un año "de generosa solidaridad global, que incluya un sí a los pobres, a la familia y a la vida”. Por este motivo, el próximo mes de diciembre se presentará un proyecto para albergar a inmigrantes en unos pisos ubicados en el centro de Santander. El proyecto consiste en ofrecer un lugar adecuado donde puedan pernoctar temporalmente personas inmigrantes, mientras obtienen un trabajo definitivo o regularizan su situación administrativa. Con ello, se pretende que no duerman en la calle.

Virgen de la Bien Aparecida:

A 5 kilómetros de la localidad cántabra de Ampuero y a 12 de la carretera de Irún a Santander, se levanta sobre una colina el Santuario de la Virgen Bien Aparecida. En 1605 unos niños pastores encontraron, de modo prodigioso, en una ventana de la ermita de San Marcos allí situada, una imagen muy pequeña de la Virgen María. El hecho singular tuvo una gran repercusión en toda la región y pronto se inició una afluencia de romeros a la montaña de Somahoz, naciendo así este importante Santuario Mariano.

La Imagen, de 21 centímetros de altura, es de madera policromada y su origen puede datar del siglo XV, y está encuadrada por los especialistas en el estilo hispano-flamenco.

A principios del siglo XVIII se construye el actual templo, en el que cabe destacar sus cinco retablos del estilo barroco-churrigueresco, verdadera filigrana de labrado, con sus tallas policromadas de tamaño natural, llenas de expresión y belleza. Son obra de la escuela de artistas trasmeranos, muy famosa en el siglo XVIII. De ellos se conservan en la actualidad tres, habiendo sido trasladado uno de los restantes a la catedral de Santander en 1955; el otro desapareció a primeros de siglo, a consecuencia de las termitas.

La advocación de la Bien Aparecida se desarrolla por aquellos años íntimamente ligada a los montañeses nativos y de una forma especial a todos aquellos que emigran hacia otras tierras. Entre éstos sobresalen los emigrantes a América y los residentes en Madrid. Estos últimos determinan en 1752 fundar en Madrid la Congregación de Nacionales de la Montaña, bajo el patronazgo de la Bien Aparecida, imagen que veneraban en la iglesia de San Felipe el Real.

Pero, oficialmente, este Patronazgo de la Bien Aparecida sobre la Diócesis y región de Santander, no quedó constituido hasta el año 1905: El Papa San Pío X, a los tres siglos de la aparición, y siendo obispo de Santander, Vicente Santiago Sánchez de Castro, declaró Patrona a Santa María, bajo la advocación de Bien Aparecida. Ello fue consecuencia de la petición formulada por el Ayuntamiento de Ampuero, el párroco de la localidad de Marrón, la entonces Diputación Provincial y por numerosos Arciprestazgos.

Desde el año del Patronazgo se hacen cargo del Santuario los Padres Trinitarios (1908), habiendo sido el convento, a través de los años, noviciado de la Orden, Hospital de Sangre en la guerra Civil, Sanatorio Antituberculoso, y Seminario desde 1952 hasta el año 1975.

Coronación de la Bien Aparecida

En 1955 tuvo lugar la Coronación Canónica de la Imagen, en una solemnísima ceremonia celebrada en la Plaza de las Estaciones de la ciudad de Santander. En el acto religioso estuvieron presentes todas las advocaciones marianas de la Diócesis. La coronó el entonces obispo de Santander, Mons. José Eguino y Trecu, verdadero impulsor de la devoción bienaparicionista.

El Santuario es visitado durante todo el año y posé una vida muy intensa en determinados períodos del mismo.

En la fiesta patronal del 15 de septiembre, la Colina de Somahoz se convierte, anualmente, en un verdadero centro del sentir religioso popular regional, siendo ininterrumpido el desfile de peregrinos y romeros.

Nota: datos facilitados por el Obispado de Santander